Mucho más que una tarea cotidiana, cocinar es un acto de cuidado y amor! Elegir un plato, separar los ingredientes (si es de un huerto familiar, ¡aún mejor!) y preparar la comida son cosas que pueden parecer rutinarias, pero son verdaderos rituales de cuidar a quienes amamos. Además, está preparando y probando las comidas que muchas familias pueden, incluso hoy, tomar un descanso en la prisa diaria para hablar sobre su día y la vida misma.

6 cosas que los niños aprenden en la cocina

Cuando incluimos a los niños en la deliciosa tarea de cocinar, les brindamos muchas enseñanzas y también grandes momentos familiares. Después de todo, ¡los niños aprenden en la cocina mucho más que recetas! Ayudar a preparar comidas, entre otras cosas, estimula la curiosidad, la creatividad y la autonomía de los niños. Echa un vistazo a algunas de las lecciones que la cocina puede ofrecer a los niños:Despierta el gusto por la cocina.
Al igual que otros hábitos, cuando los niños a temprana edad ayudan en la cocina, desarrollan un mayor interés en la cocina. Por supuesto, lo ideal es que todo suceda de forma natural y silenciosa, respetando la edad de los niños. Este gusto por la cocina puede ser muy positivo para su hijo en el futuro e incluso durante la infancia.

1. Despierta el gusto por la cocina.

Al igual que otros hábitos, cuando los niños a temprana edad ayudan en la cocina, desarrollan un mayor interés en la cocina. Por supuesto, lo ideal es que todo suceda de forma natural y silenciosa, respetando la edad de los niños. Este gusto por la cocina puede ser muy positivo para su hijo en el futuro e incluso durante la infancia.

2. Estimula una dieta más sana.

¡Esto va tanto para adultos como para niños! Cuando preparamos nuestras propias comidas, prestamos más atención a lo que comemos. Entonces, cocinar con niños les enseñará la importancia de una dieta saludable y equilibrada, ¡estimulando el gusto por las frutas, verduras, verduras y platos coloridos!

3. Enseña nociones de peso, medida y química.

Al preparar recetas, especialmente pasteles, panes y pastas, los niños pueden tener un contacto más tangible y práctico con las nociones que aprenden en la escuela, como el peso, las cantidades, las medidas y las mezclas químicas.

4. Estimula la autonomía y la responsabilidad.

Al aprender a cocinar sus propias comidas, desde las más simples a las más complejas, los niños aprenden a sobrevivir solos, estimulando la responsabilidad y la autonomía, al darse cuenta de que pueden hacer las cosas por sí mismos y que los padres confían en ellos por mucho tiempo. Además, al ayudar en la cocina, los niños se dan cuenta de lo difícil que puede ser preparar una comida familiar, valorando este trabajo más que algunos adultos.

5. Enseña sobre higiene y cuidado.

Junto con la responsabilidad y la autonomía, los niños también aprenden la importancia de lavarse bien las manos y los alimentos antes de prepararlos, despertando así la noción de cuidar a los demás y a ellos mismos.

6. ¡Brinda deliciosos y divertidos momentos familiares!

Hay muchas cosas que los niños pueden aprender en unos pocos minutos u horas en la cocina, ¿verdad? Pero para que todo esto suceda de manera tranquila y deliciosa, los momentos de los niños en la cocina deben estar impregnados de mucho cariño, diversión y alegría. ¡Después de todo, cocinar puede traer momentos deliciosos entre padres e hijos!

Related Posts

Deixe uma resposta

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.