Por más que intentamos proteger a nuestros hijos de todos los peligros que los rodean, siempre existe un margen de error. Además de estar siempre en el ojo, podemos enseñar a nuestros hijos a entender que algunas situaciones pueden traer riesgos.

Se tardan algunos años para que los niños desarrollen el sentido de responsabilidad que les alerte sobre los pequeños riesgos de juegos de correr, saltar, escalar, rodar. Por eso corresponde a nosotros, padres, dejar la casa segura, lo básico, redes en ventanas y escaleras, cables de ollas giradas siempre dentro de la cocina, cuchillos, tijeras y otros objetos cortantes fuera del alcance de ellos, remedios y productos de limpieza cerrada y por ahí va.

No oculte el juego

Preparar la casa para nuestros niños es básico, pero eso no quiere decir que el armario de los medicamentos debe ser un gran misterio para ellos. Por más que su hijo aún no entienda, cuando él intente abrir o apuntar allí diga que allí están cosas que no son para niño.

Explique, de forma simple, que existen peligros. El “no” sin explicación puede parecer un desafío para los niños y cuando usted menos espera ella puede haber aprendido a abrir los armarios, por ejemplo. Lo mejor es explicar que allí existe un riesgo.

Y si el accidente ocurre …

Ellos deben estar preparados, planificar y enseñar lo que los niños deben hacer frente a una situación de peligro es importante para ellas y para los padres. Enseñe también los números de emergencia, que son fáciles de recordar, esto puede ayudar en situaciones de mayor gravedad (aunque la gente haga todo lo que no suceda, necesitamos estar preparados para algunas posibilidades).

Related Posts

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.