¿Por qué? ¿Por qué? El mundo puede ser un lugar muy complicado. No es casualidad que los niños hacen tantas preguntas. ¿Ya pensó si existiera una manera de hacerlas aprovechar al máximo esa fase de preguntas? Es sólo estimular su pensamiento filosófico.

Con herramientas para entender cómo hacer preguntas y pensar en conclusiones sobre la base de las respuestas que reciben, las preguntas de los pequeños se vuelven más complejas y ellos comprenden mejor el mundo a su alrededor.

Los niños son más inteligentes de lo que solemos imaginar. Por lo tanto, cuando saben hacer las preguntas correctas, responder sus dudas se convierte en un desafío.

¿Qué es el pensamiento filosófico?

Una de las bases de la filosofía es el encanto con el mundo y la gran curiosidad de entenderlo. Para eso, se utiliza de preguntas y de lógica para atar las respuestas.

Por cierto, es muy parecido a lo que los pequeños hacen todo el tiempo, ¿no?

El pensamiento filosófico no es más que esa manera de pensar. Es siempre cuestionar al mundo en busca de sus relaciones de causa y efecto.

Estimular el contacto con esta forma de pensar ayuda en el desarrollo de los niños. La lógica, la atención, la resolución de problemas y, por supuesto, el conocimiento empírico son muy beneficiados.

Todas estas herramientas también estimulan la autonomía del pequeño. Él se sentirá más seguro en buscar respuestas al mundo y termina dependiendo menos de los padres para hacerlo.

La muy curiosa Milly Preguntas

Milly Preguntas es una animación francesa disponible en el PlayKids App que muestra ese pensamiento filosófico en la práctica.

A cada episodio, Milly, una niña de 9 años, se encuentra con algo que no entiende bien. Con ese asunto en la cabeza, sale preguntando a sus amigos, familiares y hasta su perro sobre el tema de la vez.

Al final del episodio, no sólo Milly muestra haber aprendido un montón de cosas, como también resuelve algún problema del día a día justamente poniendo en práctica lo que aprendió.

¿Cómo emitir opiniones sin ofender a los demás, cómo lidiar con el tedio, cómo identificar una broma mala … Son cuestiones bastante complejas que pueden ser interesantes, incluso, para padres y madres.

Este estímulo al pensamiento filosófico que ya trae tanto aprendizaje es una óptima demanda para aquellos niños que tienen muchas, muchas, pero muchas, preguntas!

Lea también:

Related Posts

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.