Ver a nuestros pequeños pasando por dificultades no es fácil, queremos ayudarles y superar los obstáculos y, muchas veces, acabamos evitando ciertos errores que harían que ellos aprendieran más. Por ejemplo, cuando están en la fase de aprender a atar el cordón del zapato y, para facilitar, compramos zapatos de velcro o hacemos nosotros mismos el lazo del zapato.

Pueden ser cosas simples como ésta o cómo resolver los problemas o situaciones que ellos crearon. ¿Quién ha pasado por una situación en que tuvo que salir corriendo por la mañana para buscar materiales para que él llevase en la clase de artes, siendo que el niño que dejó de programar para eso?

Como padres y responsables de los niños debemos enseñar, ayudar y animar a que tomen las decisiones correctas. La sobreprotección puede ser un riesgo para el desarrollo de ellas. Asumimos que no van a conseguir algo y ya resolver por ellos no va a traer un aprendizaje. No dar la oportunidad del intento y del error hará que no aprendan lecciones esenciales para el desarrollo.

El error puede generar un sentimiento de frustración en el niño, si luego en el primer intento se equivoca, se siente frustrado e inmediatamente recibe su ayuda, ella va a entender que sus frustraciones serán solucionadas por usted o que no vale ni la pena esforzarse para tenerlo que quieren. Por otro lado, intenta dejarla intentar sola, estimule que ella siga intentando hasta conseguir o dar más herramientas para que ella consiga, pero sin intentar hacer por ella o dar la respuesta inmediata a un problema.

Enseñando y confiando

Al enseñar a nuestros pequeños, les estamos dando herramientas para resolver problemas y llegar a soluciones lógicas. Cuando dejamos que ellos hagan las cosas por sí mismos, estamos mostrando que creemos y confiamos en ellos. Dejar a un niño de 4 o 5 años elegir su propia ropa para un paseo es dar espacio a su personalidad, creatividad y una señal objetivo para ella de que usted confía en las elecciones de ella. ¿Y si ella elige una ropa de frío para el calor? Una vez más, entra su papel de educar, explicando por qué no es la mejor opción.

Error X error intencional

Dejar que los niños se equivoquen no quiere decir dejar que hagan cosas equivocadas, hay una diferencia enorme. El escenario en que están aprendiendo y terminan equivocando es un totalmente diferente de aquel en que comete errores de propósito, como no respetando reglas y personas, por ejemplo. Así como adultos, los niños se equivocan como parte del proceso de aprendizaje, pero eso no es un aval para que ellas hagan cosas equivocadas. 

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.