La nostalgia forma parte de la vida de adultos y niños. La falta de una persona, lugar o incluso situación es normal y es una señal de que lo que pasó fue positivamente marcado. El problema es que la nostalgia puede llevar consigo algunos sentimientos doloridos, como angustia y tristeza. Y es ahí donde muchos padres terminan tendiendo a enmascarar ese sentimiento, para que sus pequeños no pasen por eso.

Pero estas emociones son importantes para el desarrollo de los niños. En esas horas va a asimilar el mensaje de que es normal que dos personas que se amen queden distantes una de la otra por un determinado período.

Y para ayudar al niño a lidiar con la nostalgia, nada mejor que estimular que ella hable sobre su sentimiento. A veces los pequeños pueden no conseguir expresar lo que están sintiendo o incluso creer que no existe esa apertura, por lo que los padres pueden comenzar el diálogo, animando que ellos también comparten.

Usted puede hablar sobre la antigua escuela, sobre algunos amiguitos con quienes no tienen más contacto, o incluso sobre la casa en que solían vivir, todo eso puede estar despertando la nostalgia en el niño y no hay problema alguno en hablar sobre el tema, mucho por lo contrario. Dejar el asunto sólo en el imaginario dar una noción distorsionada sobre el pasado. Instigada por su imaginación y creatividad, el niño puede aumentar mucho una situación pasada y, con el paso de los años, podrá sentir nostalgia de algo que más se asemeja a lo que ella proyectó que con lo que sucedió de verdad. Cuando ustedes abren el asunto en familia hay espacio para cada uno contar sobre sus recuerdos y memorias.

Related Posts

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.